Todo comenzó en un momento de inflexión vital.

Siempre he usado la bici como manera de moverme por la ciudad y en un momento de saturación en mi vida y de necesitar desahogar la presión pensé:

– ¿Y por qué no hacer rutas con mi bici y despejarme?, tal vez funcione…

¡Y vaya si funcionó! Desde entonces salir con mi bici fue algo vital y necesario, me daba paz y claridad mental.

Otra cosa que descubrí fueron las redes sociales y eso unido a la bici y a qué siempre me ha gustado el mundo de la moda y la imagen llevo a que creara un personaje: Princessbikes. Una mujer en bici, con tacones y a la moda. Así iba visitando y dando a conocer nuevos rincones de mi ciudad: Burgos. Sentía que era una forma de apoyar al pequeño comercio y a dar a conocer la bici como medio de transporte sostenible, y que este medio de transporte no está reñido con ir guapa y cuidar la imagen, cosa fundamental para subir la autoestima.

La experiencia ha sido y sigue siendo increíble, cosas muy especiales me han pasado desde que empecé.

 

Entonces volví a plantearme otro reto y otra idea:

Compartir mi experiencia con la bici con otras mujeres y empezar a promover quedadas para salir a rodar. Rutas abiertas a todas, como diversión y como un punto de encuentro de mujeres. Y así empezó a crearse el grupo Princessbikes.

Añadí a mi actividad la acción solidaria con Asociaciones sin ánimo de lucro y comencé a recaudar fondos para ellas a través de diferentes acciones.

También colaboro con la Asociación Burgos en bici en talleres de biciescuela que llevamos a cabo en los institutos y colegios de la ciudad. Enseñando a circular por la ciudad con la bici.

El movimiento Princessbikes lleva existiendo desde 2.013 y cada vez crecemos más. Es estupendo y me siento orgullosa de mi contribución y de que este grupo sea tan mío como de todas y cada una de las princesas que salen con la bici a compartir una buena jornada pedaleando.

El pelotón rosa es: superación, constancia, diversión, compañerismo y solidaridad.

× Te atiendo por WhatsApp